PREGUNTAS FRECUENTES EN RINOPLASTIA

La rinoplastia es uno de los procedimientos quirúrgicos más complejos y realizados con mayor frecuencia en la cirugía plástica. Es la cirugía que modifica la forma y el tamaño de la nariz, respetando por sobre todas las cosas su función.

Si usted está considerando la posibilidad de someterse a una rinoplastia, obtendrá en esta sección información básica acerca de la misma.

La rinoplastia estético-funcional es uno de los procedimientos quirúrgicos más complejos y exigentes en la cirugía plástica. Difícil de controlar y predecir sus resultados, por ello un cirujano experimentado con un alto nivel de conocimiento y habilidad técnica es absolutamente indispensable. SAREF a trevés de esta página presenta para el paciente un selecto grupo de cirujanos, que podríamos considerar de élite. Cuya capacitación y antecedentes profesionales en el manejo de las técnicas y abordajes de la rinoplastia y las cirugías nasales endoscópicas son destacadas en esta sociedad.
Usualmente se utiliza anestesia general aunque según el caso y/o preferencia del cirujano la cirugía se puede realizar con anestesia local más sedación.
Cuando hablamos de una rinoplastia abierta o cerrada nos referimos a la vía de abordaje y no a una técnica quirúrgica, por lo tanto ninguna es superior a la otra, sino que cada una tiene su indicación precisa.
Una rinoplastia suele durar entre 1 y 2 horas, aunque en casos complejos puede llevar más tiempo.
Debido a que la rinoplastia es uno de los procedimientos más complejos dentro de la cirugía plástica, estadísticamente alrededor del 15 por ciento de las operaciones requieren una revisión que se llevará a cabo a partir de los 6 meses de realizado el acto quirúrgico.
Tras la cirugía, y sobre todo, durante las primeras 24 horas, puede sentir la cara hinchada, molestias sobre la nariz y dolor de cabeza, que ceden con medicación. Debe permanecer acostado con la cabeza elevada durante el primer día (excepto para ir al baño). Notará que la inflamación y los hematomas alrededor de los ojos aumentan hasta alcanzar un máximo a los 2 ó 3 días. Aplicándose compresas frías disminuirá la hinchazón y se encontrará mejor. En cualquier caso, se sentirá mejor de lo que pueda parecer por su aspecto. La mayoría de los hematomas y de la hinchazón desaparecerán en unas 2 o 3 semanas. Es normal que durante los primeros días se produzca un ligero sangrado por la nariz. No deberá sonarse la nariz con fuerza durante una semana, más o menos, hasta que los tejidos cicatricen. Si tiene tapones en la nariz, éstos serán retirados en 1 ó 2 días, tras lo cual se encontrará mucho mejor. Cumplida la semana de la cirugía se le retirará el yeso.

La mayoría de los pacientes que se someten a una rinoplastia se encuentran bien en 2 días, siendo capaces de volver al trabajo o al colegio en una semana aproximadamente. Sin embargo, no se deberán realizar algunas actividades hasta que no pasen algunas semanas, en este caso su cirujano le proporcionará instrucciones concretas.

Si utiliza lentes de contacto puede colocárselos sin ningún problema y en caso de utilizar anteojos podrá hacerlo sin que apoyen sobre la nariz hasta cumplido el mes de la cirugía; este mismo período esperar hasta poder y/o utilizar la pileta.

Cuando la cirugía de nariz es realizada por un cirujano calificado las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. No obstante, siempre existen posibilidades de complicaciones, como infección, sangrado por la nariz o reacciones a la anestesia. Se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones de su cirujano, tanto antes como después de la cirugía. Aproximadamente, en 1 de cada 10 casos es preciso realizar una revisión quirúrgica para corregir defectos menores. Esos casos son impredecibles y ocurren incluso a los pacientes de los cirujanos más experimentados.
Decimos que existen 3 períodos de desinflamación:
Al mes de la cirugía la nariz se desinflama en un 70-75%, a los 6 meses 90-95% y al año al 100%. Por eso es recomendable realizar las revisiones a partir del 6° mes excepto que el cirujano considere lo contrario.
Los candidatos ideales para someterse a una rinoplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno,  y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. La edad también es un factor importante a tener en cuenta. La mayoría de los cirujanos plásticos prefieren no realizar una rinoplastia hasta cumplidos los 14 a 15 años en las niñas y los 16 a 17 años en los niños, siempre acompañados por sus padres o tutores y con el consentimiento informado pertinente.
Afiliarme